miércoles, 24 de septiembre de 2008

¡Qué malos son los celos!

Todos antes o después hemos sentido el traicionero ataque de los celos. No es malo, denota un miedo a perder algo que te importa, que quieres, que te hace sentir. Lo malo es cuando esos celos son un reflejo de lo que tú crees una posesión, amigo, por ahí no, nadie pertenece a nadie y es hora de que se le meta en la cabeza a más de uno.

¿Somos celosos? yo creo que es inevitable, de hecho creo que es necesario, al menos para aprender a padecerlos.

"Me enseñaste que los celos son traviesos. Que es mitad falta de sesos y mitad inseguridad"

-Ricardo Arjona-


No hay comentarios: