martes, 12 de mayo de 2009

40 años son un suspiro

40 años no son nada cuando no se pierde la complicidad en las miradas, la sonrisas del día a día. 40 años llenos de historias buenas y malas, pero que al poner en la balanza espero que el lado bueno pese mucho más. Porque las buenas personas deberían tener el derecho constitucional a ser felices.
Muchos besos de mi hermana y míos, testigos de (casi todos) estos 40 años de matrimonio.

No hay comentarios: